domingo, 18 de octubre de 2009

¿seguro que quieres formatear el ordenador?

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando formateamos un ordenador es que perdemos toda la información y todos los programas, así que no lo hagamos a la ligera.

Si aún y todo queremos formatear el ordenador, tenemos que tener a mano la siguiente lista:

  • copia de todos los datos que queremos guardar, fotos, documentos, videos, favoritos de internet, configuración de internet, correos electrónicos, etc... Copiarlos previamente a un disco duro externo, a DVDs o Cds. No copiar programas ya que no sirve para nada sin los discos de instalación. En el caso de la configuración de internet es suficiente con copiarla a un papel
  • los discos de instalación (o archivos de instalación en un usb) de los programas que queremos instalar después de formatear. Programas tipo office (Word, Excel..), retoque fotográfico (photoshop), álbumes digitales (picassa), juegos, etc. No vale para nada copiar la carpeta y volver a pegarla después de formatear, ya que sin el proceso de instalación no funcionarán en la mayoría de los casos
  • los drivers de los diferentes componentes del ordenador. Normalmente cuando instalamos el sistema operativo, suele reconocer la mayoría de las piezas, pero más de una vez nos llevamos sorpresas, por ejemplo si no reconoce la tarjeta de red, no podremos conectar la adsl. Después de instalar el sistema tenemos que verificar y volver a configurar la tarjeta de red, la tarjeta de vídeo, impresora, escáner, webcam,tarjeta de sonido y cualquier otro componente (pieza) que tengamos conectada al ordenador
  • Cd con el sistema operativo para volverlo a instalar. Como al formatear el ordenador borramos toda la información del ordenador, el sistema operativo también se va ha hacer gárgaras. Si no tenemos los discos de instalación, ni se os ocurra intentar formatear el ordenador ya que se quedará totalmente inútil

Si no tenemos alguna de estas cosas o no tenemos muy claro estos conceptos entonces mejor no formatear el ordenador, salvo con alguien que si lo tenga claro.