lunes, 23 de enero de 2012

Cómo lograr una contraseña fácil de recordar y difícil de adivinar


Tenemos contraseñas para el correo, redes sociales, banco, luz, agua, el periódico y casi para cualquier cosa en Internet.

Hace un tiempo, leí un artículo sobre porqué la clave de las tarjetas de crédito tenían 4 dígitos y básicamente venía a decir, que números de cuatro cifras son fácilmente recordables. Actualmente, cuando vas a crear una cuenta de correo, nos pide una contraseña de al menos 6 caracteres y con recomendaciones de que esté formada por números, letras, mayúsculas y a ser posible con caracteres especiales, como el símbolo del dólar….

Si sólo fuera una contraseña, aún sería fácil, pero es recomendable tener varias cuentas de correo ( para temas serios, publicidad, redes sociales, juegos..) y cada una debería estar con una contraseña distinta.

Además de las restricciones en cuanto a la longitud, tenemos las recomendaciones de seguridad, en cuanto a no utilizar como contraseña el número de teléfono, la fecha de nacimiento o datos similares.

¿Qué podemos hacer?

Una solución (y no quiero decir que sea la mejor) es crear contraseñas utilizando técnicas nemotécnicas con lo que conseguimos que sea fácil de recordar y difícil de adivinar.

Pongamos por caso qué hacer con los sitios web de la luz, gas, teléfono, temas serios en general. Podemos acordarnos de algún libro, un personaje histórico, o una película seria y a partir de ahí construir nuestra contraseña con las iniciales de las palabras y alguna fecha asociada (o la que queramos).
  • El disputado voto del señor Cayo (publicado en 1978)  – edvdsC78
  • Los reyes católicos Isabel y Fernando (siglo XV) – lrcIyF15
  • Lo que el viento se llevo (estrenada en 1939) – lqeVsl -39

Siguiendo estas técnicas podemos encontrar infinidad de contraseñas fáciles de recordar (más o menos), ya que las podemos asociar con temas serios, ocio o lo que queramos.

Existen generadores de contraseñas, programas que nos crean una clave con el grado de dificultad que queramos, que podemos usar para no tener que pensar nosotros. La dificultad viene al memorizarlas, ya que no tienen ninguna base para recordar fácilmente. Como ejemplo el  generador de claves de la Asociación de Internautas